Saltar al contenido

En Foco

Ejes de trabajo

Inteligencia criminal y Estado de Derecho

La inteligencia como producción de conocimiento estratégico para la toma de decisiones puede ser una potente herramienta para el desarrollo de nuestro país y el fortalecimiento de nuestra democracia. Pero para ello, debe ajustarse a los marcos del Estado de Derecho a partir del establecimiento de reglas claras sobre los procedimientos legítimos así y las condiciones de transparencia y mecanismos de control democrático y de rendición de cuentas. Además, debe existir una política de estado sostenida que establezca a mediano y largo plazo las necesidades de inteligencia en relación a cuestiones estratégicas relativas a la defensa, la seguridad y al desarrollo socioeconómico proyectado para el país.

La consolidación de los marcos institucionales y los acuerdos políticos que validen democráticamente las actividades de inteligencia requiere profundizar el camino iniciado con la Ley de Inteligencia de 2001, las reformas planteadas en 2015 y los encuadres promovidos por la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) entre 2019 y-2022.

Desde En Foco nos proponemos contribuir al debate amplio y profundo necesario para la construcción de la legitimidad de las actividades de inteligencia, un debate que incorpore además miradas críticas y diversas. Es preciso avanzar en una clara diferenciación funcional de los distintos órganos de inteligencia, discutir los alcances e incumbencias de la inteligencia criminal, la inteligencia estratégica militar y la inteligencia para el desarrollo soberano y sustentable. Y también revisar los modelos institucionales de articulación y conducción política de la actividad.

Política Criminal

Conforman la política criminal el conjunto de normativas, instituciones, recursos simbólicos y materiales, e intervenciones del Estado -nacional y subnacional- para abordar y prevenir, violencias y delitos. En rigor, con esa batería de insumos los Estados configuran los hechos para que sean concebidos como “violencias” y/o “delitos”, seleccionan y descartan, potencian ciertos actos y relegan otros. Así, son una multiplicidad de variables las que dan forma a la política criminal. Desafortunadamente, Argentina ha ido perfilando su política criminal en favor de regímenes hiper represivos de poblaciones ya segregadas y vulneradas. Hubo, intermitentes giros hacia la construcción de una política criminal que, por un lado, diversifique la persecución penal hacia redes y organizaciones delictivas de gran escala y, por otro, aborde de manera preventiva con participación multiagencial las violencias letales y lesivas.

En Foco se propone contribuir a la producción de evidencia y reflexión crítica que demuestre la eficacia de determinados instrumentos en la protección de los y las ciudadanos y ciudadanas, y los bienes y recursos públicos. El desafío consiste en analizar dichas medidas en el contexto de desigualdades crecientes y la existencia de agentes no estatales al mando de una pseudo política criminal para-estatal.

Condiciones de trabajo, derechos y equidad de género en las policías y fuerzas de seguridad

El horizonte de construcción de políticas de seguridad en contextos democráticos establece la necesidad de incluir entre nuestras líneas de acción las condiciones en las que se desarrolla el trabajo de quienes son parte de las policías y fuerzas de seguridad. Esto implica considerarlas/os sujetos de derechos con expectativas y miradas acerca de la actividad, trabajo o profesión que llevan adelante. Implica, además, analizar y reflexionar sobre las instancias de demanda y reclamo por cuestiones salariales, acceso a la salud, entornos laborales adecuados, modalidades de maltrato u hostigamiento en el trabajo, entre otras cuestiones.

En particular y en virtud de la historia, constitución y cultura de las policías y fuerzas de seguridad, desde En Foco entendemos que adoptar una perspectiva de género en el análisis del cumplimiento y reclamo de derechos laborales resulta productivo para comprender las instituciones, las relaciones profesionales que las habitan y los conflictos que las atraviesan.

Profesionalización de las policías y fuerzas de seguridad

Las policías y fuerzas de seguridad en regímenes democráticos requieren de funcionarios/as altamente profesionalizados cuya formación, capacitación y reentrenamiento estén centrados en el respeto irrestricto a los derechos humanos, el trato igualitario a toda la ciudadanía y el uso racional de la fuerza. Entendemos que el proceso de profesionalización de las policías y fuerzas de seguridad no se agota en la formación inicial sino que es un recorrido que debe comenzar antes con un riguroso sistema de selección e ingreso y que debe extenderse durante toda la carrera a través de un constante proceso de capacitación y reentrenamiento.

Asimismo, dado que la formación de los/as miembros de las policías y fuerzas de seguridad no se da únicamente en los espacios de formación convencionales como escuelas de formación y centros de reentrenamiento sino en gran parte en el ejercicio de la práctica cotidiana resulta imperioso que quienes ocupan espacios de conducción en dichas instituciones estén sujetos a una evaluación permanente. Los ascensos no deben ser entonces meros hitos administrativos en la carrera de los/as funcionarios/as sino instancias donde se ponga a prueba su capacidad de realizar las tareas que su función institucional demanda.

Política penitenciaria

Nos proponemos abordar la política penitenciaria con el fin de proponer intervenciones que tiendan a reducir los daños sociales que la cárcel produce en un contexto de sostenido aumento de la población presa. En efecto, es imprescindible revisar, discutir y buscar alternativas al encierro punitivo que ha demostrado -sobradamente- su fracaso a lo largo del tiempo.

Desde En Foco nos proponemos abordar algunos puntos ineludibles que no agotan la política penitenciaria pero marcan caminos a seguir. En primer lugar, debatir el encierro preventivo, prácticamente la mitad de las personas presas lo están en carácter de procesadas. En segundo lugar, sistematizar los datos que existen respecto de las condiciones de vida de las personas encarceladas, las enormes dificultades que tienen para el acceso a derechos básicos como la salud, la educación y el trabajo, además de la violación sistemática de sus derechos más elementales. En tercer lugar, dar cuenta de las condiciones de trabajo de los y las funcionarios/as de las prisiones, de su formación y contención para desempeñarse en espacios de encierro. En cuarto lugar, buscar propuestas para “abrir” la cárcel a diversas organizaciones extramuros que puedan comprometerse con iniciativas laborales, culturales, educativas, entre otras. Por último, deberemos revisar y colaborar en potenciar los abordajes post penitenciarios para que efectivamente faciliten que las y los liberados puedan reconstruir sus proyectos de vida.

Seguridad y federalismo: competencias y articulación nacional, provincial y local de la seguridad

Desde En Foco estamos convencidas/os de la necesidad de construir políticas de seguridad de carácter federal que fortalezcan la articulación entre los diferentes niveles de gobierno (provinciales, regionales y locales) y favorezcan una distribución estratégica y equitativa de los recursos nacionales.
Durante la década de 1990, caracterizada por medidas de “achicamiento” del Estado y la suscripción a los pactos fiscales y federales que encarecieron la necesidad de recursos de la mayoría de las provincias y profundizaron las asimetrías a nivel regional y local, las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se dieron estrategias disímiles para paliar la inseguridad, principalmente asociada al delito común urbano.

Las fuerzas policiales y de seguridad federales, tienen como función la prevención, conjuración e investigación de delitos federales, sin embargo a partir de diferentes articulaciones entre el gobierno nacional y las jurisdicciones provinciales, locales o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, han prestado servicios de policiamiento urbano para reforzar la capacidades de policía de las distintas jurisdicciones.
Esto obliga a construir una perspectiva federal que tenga en cuenta la articulación interagencial y de las distintas jurisdicciones que fortalezca las capacidades de disminución y prevención del delito sin ampliar las desigualdades entre ciudadanos/as de las distintas jurisdicciones. Desde En Foco consideramos que para ello es fundamental no sólo la decisión política de articulación y trabajo interagencial e interjurisdiccional, sino principalmente el fortalecimiento de las capacidades propias de cada provincia o municipio para ejercer las atribuciones de origen de cada jurisdicción. Para ello es necesario conocer y discutir las experiencias y modelos posibles de articulación y fortalecimiento.

Producción y Análisis de Información Criminal

Desde En Foco estamos convencidas/os de que el diseño de políticas de seguridad democráticas, racionales y eficaces requiere diagnósticos basados en información rigurosamente construida. También de equipos de trabajo que sean capaces de conocer y analizar las distintas fuentes de información policiales, judiciales y penitenciarias existentes y reconocer sus potencialidades y límites.

Las posibilidades generadas por las nuevas tecnologías en materia de construcción de información colaboraron en la proliferación de distintos sistemas de recepción de denuncias, gestión de emergencias y creación de bases de datos. Como nunca antes, estamos frente a grandes acopios de información relacionada a los delitos, las violencias y demandas ciudadanas. Sin embargo, estos datos, en la gran parte de los casos, no permiten realizar diagnósticos estratégicos ni abordajes regionales o federales ya que fueron incorporados sin tener en cuenta criterios institucionales y metodológicos que permitan avanzar en la construcción de indicadores para la generación de políticas públicas.

Desde En Foco convocamos a desarrollar un espacio de reflexión interdisciplinaria sobre las necesidades en materia de construcción de información delictual que trascienda los senderos predeterminados por el mercado de la tecnología y la práctica de importación de formatos de países con otros diseños políticos e institucionales. Trabajaremos en la generación de espacios de diálogo entre las ciencias sociales, estadísticas e informáticas para avanzar en la construcción de una perspectiva sistemática acorde a las necesidades de una política criminal orientada a la persecución del delito complejo y la reducción de los delitos y violencias letales y altamente lesivas.

Gestión alternativa de conflictos

Los conflictos en una sociedad democrática son la expresión de la pluralidad de intereses y de perspectivas que conviven en un mismo espacio y tiempo. El abordaje punitivo, lejos de aportar respuestas que solucionen, suele generar o incrementar las violencias. Las agencias del Estado deben desarrollar instancias interinstitucionales e interjurisdiccionales para la gestión de los conflictos que permitan escuchar e identificar las distintas visiones y buscar múltiples instancias para la generación de soluciones.

Desde En Foco sistematizaremos y estudiaremos experiencias de gestión alternativa de conflictos porque entendemos que en la gestión de la seguridad se deben ponderar estas formas de acción que evitan o reducen situaciones de violencia.

Uso racional de la fuerza

Desde En Foco nos proponemos la construcción de una política de seguridad que contemple no solo el respeto de los derechos humanos de todos/as los/as habitantes de nuestro país, sino que se encuentre enmarcada en los compromisos internacionales establecidos en nuestra Constitución Nacional, lo establecido en la legislación nacional y los reglamentos y normativa inferior que regula el accionar de los actores que conforman el sistema nacional de seguridad interior.

En este contexto, entender la seguridad desde la perspectiva del uso racional de la fuerza nos permitirá pensar y proponer políticas y líneas de acción que contemplen que la labor en prevención y desarticulación del delito, y la investigación y respuesta efectiva ante el crimen organizado, no pueden estar escindidas de los estándares de derechos humanos que integran nuestro sistema normativo. Así, al pensar las políticas de seguridad desde esta perspectiva, se configura un marco de actuación que jerarquiza la función policial y de las fuerzas de seguridad, al tiempo que posibilita la construcción de instituciones de seguridad legítimas y profesionales.

El desarrollo de esta construcción deberá contemplar, simultáneamente, la propuesta de políticas de control de la función policial y de las fuerzas de seguridad así como aquellas destinadas a la prevención de la violencia institucional.

Estrategias de comunicación sobre delito, seguridad y violencias

Desde En Foco nos proponemos analizar y debatir la relación entre comunicación (sobre todo mediática) y la ambigua clasificación del par seguridad/inseguridad, así como las condiciones de producción de la información que sobre ese tópico se exhibe y publica en los medios.

Las formas actuales de mediatización fortalecen la velocidad, inmediatez y contacto con sus audiencias (que no son ajenas a determinadas demandas), al tiempo que ceden la argumentación en favor de la emoción. Así, se imponen tipologías y estéticas que moldean los textos: se presenta como información el resultado de condicionamientos y presiones que devienen “noticia” (multiplicadas éstas mediante el consumo multipantalla contemporáneo).

Proponemos abordar qué y cómo es “seguridad/inseguridad/violencias” en el universo mediático actual, en su relación con el proceso productivo, puesta en circulación y construcción del espacio público.

Esa relación parte de dos preguntas básicas: ¿qué es noticia de “seguridad”?, y ¿cuáles son sus condiciones de producción? Ambas inquietudes abrevan en el análisis crítico del discurso y ubican a los medios como instituciones de construcción de hegemonía.